¿Ha cruzado Pixar la línea prohibida con ‘Soul’?

Espectáculos

‘Soul’ llegó a Disney Plus y causó un inmediato revuelo.

Parte del público alabó la profundidad filosófica de la película. Pero otro se preguntó en voz alta si la película era una demostración que el cine del estudio ya no estaba dedicado a los niños. ¿Quién está en lo cierto?

Pixar jamás lo ha ocultado: la mayoría de sus películas tienen escenas y secuencias en las que el estudio olvida que la mayoría de su audiencia es infantil. Y es ese matiz lo que ha hecho que sus películas se conviertan en considerables éxitos de taquilla y crítica.

Con Soul, ya en Disney Plus, la propuesta del estudio llegó más lejos que nunca. Si con Up, Coco o Inside Out los guiones de los films ya abordaban con prodigiosa inteligencia temas como la pérdida y la depresión, la más reciente película de la factoría decidió conceptualizar la muerte.

Lo hizo, además, de una manera singular que desató una considerable cantidad de críticas. Con sus escaso humor, referencias intelectuales y escenas dolorosas que evocan la plenitud de la existencia desde un punto de vista existencialista, Soul ha sido tildada de una obra adulta dentro de la plataforma Disney Plus. ¿Lo es en realidad?

El significado de la vida en ‘Soul’

Descubrir el significado de la vida parece estar muy lejos de los juguetes que cobran vida, coches parlantes y distopías inofensivas con robots adorables.

La historia de un maestro de música amateur, que enfrenta la muerte y sus prioridades esenciales, es un punto de vista sobre lo intangible que lleva a Pixar a terrenos nuevos, aunque no por completo desconocidos. Las capas de significado, contexto y simbolismo en los films del estudio se han hecho cada vez más notorias con el transcurrir del tiempo. Pero Soul es, incluso, una rareza entre rarezas.

El guion bromea con Jung, incluye citas del fallecido escritor David Foster Wallace y analiza de forma filosófica el propósito de la identidad. El resultado es una producción que pondera sobre tópicos de considerable complejidad.

Perder el norte o seguir haciéndose preguntas

¿Perdió Pixar el norte? En realidad, el estudio lleva casi desde su fundación experimentando con lenguajes y temas. Y haciéndolo, además, a través de personajes entrañables que protagonizan historias con varios niveles de interpretación y dimensiones de complejidad. El fenómeno ha sido catalogado en varias oportunidades, como la “fórmula” a través de la cual logra conquistar “tanto a los padres como los hijos”.

No obstante, hay algo más complejo en el hecho de considerar que por el mero hecho de ser animadas, las películas deben ser simplificadas, e incluso depuradas de conceptos elaborados.

 

Dejá tu Comentario